El Autocine "Drive-In"

       El autocine "Drive-In" comenzó a funcionar el 18 de diciembre de 1953 y fue una idea del Ing. Luis Montero Bernales, quien en sociedad con unos pilotos de PANAGRA ( Rex Youngquist, Johnny Dávila y Mike Horbath ) adquirió algunos terrenos aledaños al Aeropuerto de Limatambo. La construcción e instalación en sí se debió a los hermanos Galli. Ver el afiche periodístico que se muestra a continuación para más detalles.

      Sin embargo, existe una versión según la cual el diseñador del Drive-In fue Jack K. Vogel, experto en este tipo de cines. Vogel murió en octubre de 2004, por lo que no hemos podido verificar esto.
      El proyecto se llevó a cabo no sin antes atravesar ciertas dificultades. Este es un artículo fechado el 26 de noviembre de 1953 y firmado por un joven Pepe Ludmir en la columna "¡Corten!" de un diario local:
      " Hablan de un movimiento entre los exhibidores locales para impedir el funcionamiento del autocine. ¿La razón? Perjudica sus intereses. Tratarían este asunto el sábado en una asamblea general ".
      Podríamos suponer, especulando, que el supuesto perjuicio habría sido que alguna gente podría verse atraída por la novedad y ver los estrenos desde afuera ( aunque no se oyera nada ) y ya no se animarían luego a entrar a las salas ya establecidas a ver las películas. Al final, el autocine no se afilió al gremio de exhibidores.
       Debajo de la pantalla se abrió un club nocturno llamado "Neptuno" en el cual no se usaba equipos de sonido ( tenía una orquesta propia, de doce personas ) y sólo había luces ultravioletas. Este club sólo aceptaba parejas: Johnny Dávila fue el principal operador del "Neptuno".
      La foto que se ve aquí fue tomada a principios de los sesentas y muestra arriba a la derecha el famoso autocine. El primer plano lo ocupa el Colegio San Agustín.

      El edificio que se ve en la parte inferior derecha de la foto precedente, que es la Residencial Limatambo, fue construido en 1953 y fue demolido hace poco por la familia Brescia. Sobre su azotea había originalmente un enorme letrero de PANAGRA (Pan American Grace Airways) en lugar del aviso luminoso de Cerveza Cristal que se ve aquí y que fuera reemplazado a su vez por uno de Coca-Cola. Haga click aquí para ver una foto de dicha Residencial con el mencionado anuncio de Panagra.
      Como se puede ver, ni siquiera estaba hecha la Vía Expresa y tampoco estaba construido el Parque San Martín de Porras. Asimismo, no está el edificio de la Química Suiza, concluido en 1966, ni la planta de ensamblaje FIAT, ni el Coliseo del Colegio San Agustín, inaugurado en diciembre de 1968.
      Aquí hay una foto del autocine, más de cerca, tomada sobre el techo del Colegio San Agustín. Los estacionamientos disponían de micrófonos colocados sobre soportes de modo que sólo en los automóviles se podía escuchar la película. Debajo de la cabina de proyección, en medio del terreno, también funcionó una cafetería: la gente hacía sus pedidos llamando a los mozos a través de las luces rojas traseras de sus vehículos.

      En la esquina de dicha cuadra fue construido el restaurant "El Chalán", en cuya segunda planta funcionaba también el bar "El Tumi". Posteriormente funcionó también en dicha esquina un piano-bar llamado "Remember". En la cuadra vecina se hallaba el lujoso Chifa "Lung Fung", inaugurado en diciembre de 1966, y el Pabellón Limatambo. A continuación una vista nocturna del Chifa "Lung Fung".

      Puede ver aquí un aspecto del interior del mencionado chifa.
       Al costado de la zona del autocine, pegado a la Avenida República de Panamá, funcionó también un parque de diversiones llamado "Chicolandia" que contaba como principal atracción paseo en caballo para los niños, además de los botecitos acuáticos y los conocidos "chachi-karts". "Chicolandia" fue establecido por los anteriormente mencionados Horvath y Youngquist, y era utilizado en algunas ocasiones para fiestas infantiles o la grabación de programas televisivos para niños.
      No había problemas en el funcionamiento simultáneo del autocine y el parque de diversiones, ya que dicho parque cerraba a las seis de la tarde y el autocine sólo tenía funciones de vermouth y noche. Puede ver aquí una toma de los mencionados botes acuáticos de "Chicolandia".

       Precisamente la falta de matinée, la caída de la popularidad de los autocines y el alto costo de la electricidad ya que el reflector de luz utilizado en la cabina de proyección, por las características de la pantalla, era el más potente de Lima, fueron algunas de las causas que comenzaron a hacer improductivo el negocio. El autocine cerró, finalmente, sus puertas ( es un decir, claro está ) en abril de 1975. La última película que se proyectó y con la cual se cerró la historia del autocine ni siquiera fue un estreno, sino un re-estreno con Peter Sellers titulado "La Fiesta Inolvidable", de Blake Edwards.
      Actualmente la zona la ocupa el complejo del Banco Continental, cuya construcción terminó en 1978 y que originalmente contenía un pequeño Centro Comercial, muy venido a menos a mediados de los ochentas. Rex Younquist (en esta foto, el segundo de la izquierda) regresó a los Estados Unidos, actualmente vive en Kansas.