El Hipódromo de Monterrico

      Los primeros planes para el Hipódromo de Monterrico se hicieron en 1,951, cuando se acordó adquirir el terreno en dicha zona por su mejor precio (S/. 3.45 por m2, ahora un terreno en esa zona valdría, en dinero real, 500 veces más) y su cercanía a la ciudad. El total de terreno adquirido llegó a ser 4 veces más grande que el del Hipódromo de San Felipe, culminándose su adquisición en 1,952 bajo la presidencia del Sr. Ernesto Ayulo Pardo.
      En 1,952 ya las instalaciones de San Felipe habían sido rebasadas por la demanda de aficionados, y además habían dejado de ser seguras. Por ejemplo, el 30 de noviembre de ese año, luego de producirse extraños sucesos en el desarrollo de las carreras, los apostadores invadieron finalmente la pista a la altura de la séptima carrera y a punta de pedradas impidieron que siguiera la reunión. Hubo varios heridos y detenidos.
      Este era el plano original del Hipódromo de Monterrico. El plano coincide perfectamente con una toma aérea de Lima efectuada en 1,962 que incluye el Hipódromo, obsérvese que no había prácticamente nada en los terrenos del otro lado de la Panamericana.

      Las primeras construcciones se iniciaron en 1,955 con la puesta de la primera piedra y la instalación de una estación de venta de boletos que en su tiempo era considerada la más moderna de Sudamérica. Se instaló también una Clínica Veterinaria y se hizo una laguna artificial. El costo total de la obra ascendió a US$ 4'500,000.00.
      El Hipódromo de Monterrico fue inaugurado finalmente el 18 de diciembre de 1,960. Previamente, el jueves 15 se había llevado a cabo una reunión en la cual fueron rematados los palcos, tras lo cual se ofreció un cocktail en el Hall de Entrada de la Tribuna de Socios. Fueron vendidos los 37 palcos, por aprox. S/.500,000.00 (US$ 18,680.00 de la época), un monto que aún para 1,960 nos parece sorprendentemente bajo, el precio más alto para un palco fue de S/.19,000.00 (US$ 710.00). Se definió asimismo el precio de las entradas, que costarían S/.20.00 (US$ 0.75) la general, S/.10.00 a "pelousse" (por el túnel) y a segunda S/. 5.00. El viernes 16 se probó con éxito el totalizador automático, lo que no funcionó fue el partidor, puesto que ese día no había quien lo conectara y permaneció sin corriente.
      Para que la gente pudiera ir al Hipódromo se proveyó un servicio de autovagones (buses) directos, con 5 recorridos, que partieron desde la esq. de la Av. Aviación con Unanue, desde la Plaza San Martín, desde la Plaza Grau, otro desde la esq. de la Av. Arenales y Javier Prado y el último desde la calle Schell. El presidente del Jockey Club, César A. del Río, en su discurso del jueves 15 dijo: "Estoy satisfecho de haber cumplido con mi palabra, cuando al ser reelegido por los señores socios de la institución les prometí que el Hipódromo de Monterrico sería inaugurado antes de terminar 1,960." Esta es una imagen panorámica del Hipódromo ya terminado.

      A las 12 del mediodía se realizó la ceremonia de bendición a cargo del Cardenal Landázuri Ricketts. A las 12:30 la Guardia Republicana tocó la "Marcha de Banderas" e inmediatamente después arribó el automóvil del Jefe de Estado, Manuel Prado Ugarteche. Asistieron también a la ceremonia, en la que se descubrió una placa conmemorativa, el Primer Vicepresidente, los Presidentes de las Cámaras, Ministros de Estado y otras personalidades.
      Dada su modernidad se convirtió en un lugar atractivo para los aficionados y no aficionados. Esta foto fue tomada a mediados de los años sesenta.

      A la 1:15 se dio la partida de la primera carrera, imponiéndose el caballo "Weekend"; mientras que en el Clásico (quinta carrera) se impuso el caballo "Pensador".
      Posteriormente se inauguró la iluminación nocturna, que permitió las carreras de noche y a continuación el Centro de Esparcimiento. En los setentas, las apuestas se hacían con unos boletos expendidos por las ventanillas, que eran de cartón y tenían un color diferente para cada monto a apostar. Así, los había de color plomizo, celeste, amarillo, rosado y violáceo. El monto máximo por boleto era de S/. 500.00.
      Aquí una imagen del Hipódromo en los setentas.

      Algunos de los caballos más populares de los setentas eran "Viarregio", la yegua "Maidenform" (que hasta hizo su propaganda en la televisión), "Trini López", "Flor de Loto" y, sobre todos ellos, "Santorín", que ganó el GP Juan Carlos Pellegrini en Buenos Aires el 7 de noviembre de 1,973.