El Club Nacional

      El Club Nacional se instaló el viernes 19 de octubre de 1855, con 81 socios. Su primer Presidente fue Gaspar de la Fuente. Su primer local funcionó en el Hotel Universo, donde se ubica hoy el Teatro Segura. Tres años más tarde se mudaron a la calle Valladolid; según el historiador Raúl Porras Barrenechea en 1859 el Club se ubicaba en la esquina de la calles Piedra y la Palma. Este local fue ocupado por los chilenos en 1880.
      El cuarto local se instaló en el Portal de Botoneros en 1890. En 1895 se trasladó el Club a la Calle Núnez. Haga click aquí para ver ese local.
      El local actual es obra de los Arqs. Ricardo Malachowski y Enrique Bianchi; la primera piedra de dicho local se colocó en el 19 de octubre de 1925 conmemorando el 70 aniversario de la Institución. La inauguración fue el 12 de julio de 1929; el costo de la obra fue de 173,000 libras peruanas (equivalentes a las esterlinas en aquella época). Lamentablemente el arq. Bianchi falleció antes de verla terminada.

 

      Entrando hacia la izquierda se encuentra el Bar, hacia la derecha la Sala de Espera. Al menos en 1942, fecha de la cual es la publicación de la cual se extrae esta descripción, habían en el piso de la Sala de Espera pieles de leopardo y tigrillo en el piso. Hay cuadros de Pancho Fierro, Sabogal y Velazco Astete.
      Partiendo de aquí hay dos amplios corredores que terminan en espejos. Domina el color rojo.
      Al Bar le sigue el Salón Pizarro y luego la Biblioteca, que es un amplio salón rodeado de altos estantes. En sus vitrinas se guardan documentos y actas de la institución. También hay un salón en honor a uno de sus más renombrados socios, el almirante Miguel Grau. Fue precisamente de la parte superior de la chimenea de este lugar que en octubre de 1978 se tiraron dos cartas de puño y letra de Miguel Grau, fechadas en 1875 y 1878 : nunca fueron recuperadas.
      En el segundo piso le levanta el llamado Gran Hall, que dispone de un amplio lugar de lectura, que se muestra a continuación.

 

      La siguiente es una vista del Salón Dorado.

 

      Otras bellas estructuras son el Salón de Música, la piscina y el Comedor Principal.
      Se dice que en sus salones los socios solían reunirse para comentar aspectos del acontecer político y social del país; pero que en dichas conversaciones sólo intervenían los caballeros. El público se reunía en las inmediaciones del Club sólo para apreciar la llegada de los socios y sus invitados.

Plaza San Martín