La Plaza San Martín

      La Plaza San Martín fue inaugurada en 1921, con motivo del centenario de la Proclamación de la Independencia del Perú. La estatua del General San Martín la esculpió el artista Mariano Benlliure, quien falleció en noviembre de 1947.
      Alrededor ya existían algunos edificios, como el "Giacoletti", de 1914 ( remodelado en 1,940 ), y el Teatro Colón ( que no se ve aquí ) construido de 1912 a 1914 y remodelado en 1940. Posteriormente a la inauguración de la Plaza aparecieron el Hotel Bolívar, originalmente de tres pisos, construido en 1,924-25 y remodelado ( se agregaron los pisos 4 y 5 ) en 1938; el Club Nacional ( tampoco se ve ), que abrió las puertas de su nuevo local en 1929; el edificio Fénix, que se puede ver aquí, que data de 1935 y el Cine Metro, construido en 1935-36. El edificio Sudamérica, de la Compañía de Seguros del mismo nombre, fue inaugurado el 30 de noviembre de 1941 bajo la gerencia del Sr. Richard Barthel ( dicha compañía tenía sus oficinas en el 4to. piso ).
      En esta toma, de julio de 1970, se aprecia en el edificio Fénix el desaparecido neón de la aerolínea BOAC ( British Overseas Aviation Company ). Antes dicho local pertenecía a la Pacific Steam Corporation. A su derecha figura un fragmento de la marquesina del ya clausurado Cine Metro. El edificio de esa esquina a la derecha es, por supuesto, el edificio Sudamérica, con el anuncio más elevado de la foto. En su base se hallaban las oficinas de la infame línea aérea LANSA y la farmacia "San Patricio".

 

      El día de la inauguración de la Plaza, 27 de julio de 1921, no estaba del todo lista; por ello el contorno se revistió con columnas y paneles de madera, y se recubrió todo con banderas. A las 12:15 llegó el Presidente Leguía en carroza de gala, y luego de un breve discurso se descorrió el velo con la figura de San Martín, al tiempo que se oía una salva de 21 cañonazos. A manera de anécdota, cabe decir que en un primer momento no pudo descorrerse el velo por romperse la cuerda; es entonces que un joven apellidado Cossío trepó hasta la parte más alta para ayudar a quitarlo. La ceremonia concluyó a las 3:45 p.m. Esta es una toma de 1971, un poco más cerca al monumento.

 

      En la siguiente imagen podemos apreciar el Hotel Bolívar y el Teatro San Martín a finales de los cincuentas. Dicho Teatro fue inaugurado el 2 de setiembre de 1925 y pertenecía a la Empresa Cinematográfica Mundial. Detrás del Monumento queda oculto el acceso al Jirón de la Unión.

 

      Puede ver aquí una imagen más lateral del monumento que deja ver la entrada al Jr. de la Unión en 1950.
      En la siguiente toma, desde el lado contrario, procedente de los cuarentas se puede ver la ubicación del Club Nacional.

 

      A continuación otra imagen, con el Club Nacional a la izquierda y al frente la entrada al Teatro San Martín.

 

      Esta es una vista muy conocida de la entrada al Jr. de La Unión.

 

      La que sigue es una toma de principios de los ochentas. Obsérvese los cambios efectuados. Relojes "Edox" ahora es "Relojes Citizen" y ya no está el letrero de la BOAC. Dicho local lo ocupó British Airways.

 

      En la toma anterior se puede ver bien el cine Metro. Claro que la marquesina no era tan grande ni el letrero superior era tan escueto como se muestra. Haga click aquí para ver una foto de la Plaza, que incluye el cine Metro en los cuarentas. O bien puede ver aquí una toma más cercana y nítida del Cine Metro en dicha época.
      Los Bussing, rumbo a Miraflores, salían del pasaje que hay al costado del Teatro Colón. Eran de color rojo con blanco y podemos apreciar uno de ellos en la siguiente imagen.

 

      La época en que la Plaza era un lugar predilecto comenzó a irse alrededor de los sesentas. Ya en dicha década los periódicos hablaban del inicio de la invasión de vendedores ambulantes; posteriormente se convirtió en centro de concentraciones y manifestaciones políticas y terminó siendo poblada por niños de la calle, uno de los cuales incluso murió electrocutado cerca de una de las pozas de agua que había. Actualmente se está tratando de devolver brillo a la Plaza con pintura y casetas de vigilancia; pero olvida el actual burgomaestre que "el ambiente no lo hacen las paredes, el ambiente lo hacen las personas".