El Jirón de la Unión

      Hasta mediados de los setentas, el Jirón de la Unión era un atractivo comercial. Aquí se acumulaban decenas de tiendas de ropa, artesanía y librerías, así como tiendas de discos, minigalerías, cines y grandes almacenes.
      En esta toma, un tanto ruinosa, de 1,971, se aprecia hacia la izquierda una de las sucursales de las zapaterías Bata Rímac, detrás la tienda Sears ahora ocupada por Saga Falabella, y delante la casa de artículos para novios "La Esperanza". La parte roja central del anuncio en forma de flecha amarilla decía "Botica Inglesa". El local más antiguo del Jirón de la Unión que aún funcionaba hasta hace poco era la Casa Hindú, que estaba allí desde 1,960, pero se mudaron en abril de 2012. De todo lo demás sólo queda recordar los tiempos idos.

 

      Las abuelitas dirán: "¿Jirón de la Unión? ¡El de mis tiempos!". Basta ver esta foto, que aparece en una publicación de diciembre de 1,940, para comprobarlo. El reloj de la Casa Welsch que se ve aquí todavía sobrevivió en los setentas; actualmente todo lo que queda de dicha casa es una enmohecida placa de metal sobre la entrada de una tiendecilla de remate de prendas de vestir. Más allá se puede apreciar un local de la firma Remington.

 

      A propósito del reloj dela Casa Welsch, hay una tienda en la calle Libertadores, en san Isidro, que exhibe uno igual en la entrada (¿es el original o una réplica?)

 

      Esta imagen parece ser también de los cuarentas.

 

      El Jr. de La Unión corre paralelo al Jr. Carabaya. La siguiente toma del Jirón de la Unión proviene de los años cincuenta.

 

      Para los amigos del extranjero que hace mucho que no vienen por aquí, una toma de otro segmento del jirón como se veía en 1,999 y que da una idea aproximada de su aspecto actual.

 

      El Jirón de la Unión de los setentas se hallaba poblado, además de los locales ya mencionados, por platerías, como la Casa Más (que también tenía un local en la Colmena) y la Platería Macchu Picchu, entre otras; tiendas de ropa como el Bon Marché, librerías como El Ateneo y La Familia, así como la Librería Internacional y la Librería Católica Santa Rosa, y por supuesto el local de Monterrey. Puede ver una foto del interior del local de Monterrey del Jr. de la Unión en nuestra sección Las Grandes Cadenas de Tiendas (pág. 2). Además se ubicaban Radio Libertad en el 1038 y Radio Mundial en el 733. También había tiendas de discos como la de Héctor Rocca y Discos del Mundo. Sólo hasta los sesentas perduró el local del "Crem-Rica" ubicado en el 791; en los setentas, de dicha cadena de fuentes de soda sólo quedaría el gran local de la Av. Panamericana, también desaparecieron la Casa Monarch que quedaba en el 1045 y el Tea Room Las Vegas, del 812.
      En los sesentas y setentas, las Galerías Boza eran parte primordial del Jirón de la Unión. Allí funcionaban tiendas de ropa: en los sesentas teníamos los ternos Mister en las tiendas 137-139 y la Casa Lyon en el 239 (después se pasó al 126), y haciendo contraste el local de La Casa del Hippie; librerías: habían dos sucursales de las Librerías La Familia; salones de belleza: Peinados y Pelucas Angel en el 212, la peluquería de Rosa Silva en el interior 212 y la de Jorge Vásquez en 216,; tiendas de discos: Héctor Rocca y Discos Boza ( esta última tienda apareció en 1,966 ); restaurantes: el Café Galería y en un tiempo el Restaurant "Domino" ( fundado en 1,956 ), joyas: el local de la Oficina de Alhajas S.A. en el 226, y platerías: la Platería Macchu Picchu en el 201 por ejemplo. Asimismo, entre otras cosas, en las Galerías Boza funcionó la zapatería Fontana propiedad de la firma Anxa Italiana en el 111, la firma "Musitron", ya mencionada en nuestra sección sobre el Parque Central de Miraflores, también tenía una tienda en el 142 y alguna casa de cambios. Estaba bien iluminado en la noche y a finales de los setentas se instaló una sucursal de la desaparecida firma de artefactos electrodomésticos Yompián.
      Lamentablemente parte de todo esto fue saqueado o destruido durante los disturbios del 5 de febrero de 1,975. Luego de las tiendas de la Avenida Emancipación, las Galerías Boza y el Círculo Militar estuvieron entre los lugares más afectados. Las Galerías Boza fueron parcialmente incendiadas y no volvieron a ser las mismas. Actualmente su estado es deprimente. Lo único que quedaba de los setentas eran las dos pizarras del directorio que ya ni contenían los nombres de las tiendas, pero recientemente las han llenado de nombres de los pocos y oscuros locales actuales, no dejando ni el recuerdo de dónde quedaban todas aquellas tiendas.
      Probablemente el único negocio que queda de los setentas es esa estructura de madera y vidrio que está en el pasadizo, entrando por el Jr. de la Unión y donde se ofertan cosas como puros, encendedores y regalos varios.

Plaza San Martín